lunes, 19 de septiembre de 2011

Fragmento avanzado de Versia.

Perdón a todos por mi ausencia. Me tomé unos días para pensar y relajarme, y sobre todo, terminar mi novela. Ya me queda mas bien poco, de hecho, me quedan muchas páginas por escribir, pero el trecho que les queda a mis personajes lo tengo total y escrupulosamente descrito en mi mente.
Pero hoy hago mas que traeros un pedacito de mi tesoro. Hoy le doy las gracias a dos personajes, dos personas que me han dado la esperanza y me han ayudado en seguir escribiendo, y eso sin saberlo:
-Julio Diaz Escamilla: A ti te debo que, en mis momentos de duda, de bajón literario, me dieses un objetivo, una meta,empujándome a escribir, teniendo siempre una palabra amable en tus comentarios, mandándome mil ayudas por correo, orientándome.Te doy mil y un gracias. Si queréis pasaros por su blog es: http://juliodiaz-escamilla.blogspot.com
-Ginés Vera: A ti, amigo, te debo el enorme esfuerzo que hiciste en mandarme la guía que mantendré conmigo siempre, hasta que logre ser, si Dios quiere, un escritor. Me has mostrado el camino a seguir,me has dado ánimos y palabras de apoyo. Siempre te lo agradeceré. Su blog es: http://ginesvera.blogspot.com

Tras los agradecimientos os dejo el fragmento de Versia, mi novela, que he escogido, escrito ayer a las seis de la mañana, entre algunas lágrimas de tristeza (en serio, hasta yo me sorprendí). Recordad que hay mas fragmentos y hasta los dos primeros capítulos en el menú del lateral.



<< ¿Qué es lo que ocurre? ¿Por qué no puedo moverme más? Siento...siento que mis energías me abandonan...no siento mi brazo derecho. Recuerdo... ¿Es esa Suerte? Suerte no puedo...no puedo siquiera mover mi boca. Recuerdo...cómo las mujeres me dispararon...cómo salté, pero eran demasiadas. ¿Es este el final que me aguarda? ¡Yo no he terminado mi misión!
¡Nuís! Llévate a Suerte de mi lado. No puede verme así...oh dios... ¿Tan jodidamente fuertes eran esas flechas? Ni siquiera creo que vuelva a tener pelo ahí. Joder Nuís, no me toques las heridas y llévate a Suerte. Creo...creo que empiezo a notar que me voy. Creo que...
No. No puede ser. ¡No! ¿Qué hace aquí Landariel? >>

-Apartaros-Dijo Landariel al tiempo que apuntaba al hombre lobo con su mano.
-Princesa, éste indeseable no ha provocado ningún daño-Decía Nuís al tiempo que levantaba sus brazos delante de Glornik. Suerte se mantuvo de espaldas a la princesa, ocultando sus lágrimas.
-Nuís, es el enemigo. En pocos días tendremos que acabar con varios de ellos, ¡con cientos! No quiero tener esa alimaña viva aquí. Muévete o no respondo de mis actos.
-Nuís observó como la princesa cogía su bolso mágico, y sacaba de él su bastón. Llave. Él por su parte se levantó sobre la rama en la que estaba y mantuvo sus brazos en cruz.
-No puedo dejaros hacerlo, lo siento. Miralar es el padre de todos los habitantes de Ephilium, no puedo permitir que una vida...inocente se arrebate en su interior.
-Esa monstruosidad va a morir, lo quieras o no-Sentenció Landariel, al tiempo que apuntaba al mago, con una sombría mirada.
Pero de repente Suerte, con el vestido blanco hecho trizas, ensangrentado, con el pelo alborotado y unos extraños e incomprensibles rastros de lágrimas en sus ojos se interpuso entre la princesa y el mago, con los brazos extendidos, y con esos maravillosos ojos dorados, que ahora se veían húmedos y más vivos que nunca.
-¡Suerte!-Gritó confusa Landariel.
-¡Landariel! ¡Detente ahora mismo! Con su muerto no conseguirás nada-La voz de la mujer rubia era forzada, temeros e impotente.
-¡Ellos mataron a mis seres queridos, a mi pueblo! ¡Arrasaron mi reino, mi ciudad! ¿No es ese suficiente motivo para arrebatarle la vida a uno de ellos?
-¿Y con ello conseguirás que vuelvan todos ellos? Si hubiese querido éste ser nos hubiese matado a todos mientras dormíamos, y no lo ha hecho, porque sabe que no es justo matar a alguien cuando no tiene oportunidad de defenderse. Devuélvele el gesto.
-Landariel miró a los ojos a Suerte. No podía creerlo. No podía ser cierto. Contempló sus grandes ojos fijos, y apretó a Llave tanto como pudo. Inesperadamente, sin hacer ni un solo movimiento, evitando que Nuís pudiese reaccionar, los lanzó a ambos al suelo de Miralar, y mediante las raíces de Miralar muertas, les ató al suelo. Su energía era ahora más potente que la de Nuís, y le mantendría preso el tiempo suficiente.
Con Llave en su mano, Landariel e acercó poco a poco a Glornik, viéndolo por primera vez en su forma lobuna, repugnándole, sin saber quién era. Se dio cuenta de que la sangre de su hocico se mezclaba con lágrimas que salían de sus ojos. ¿Miedo? No.
Los lobos no temen a nada.

<< Eres...eres preciosa. Nunca he creído en el amor de los humanos, pero supe al escapar de Crisoloro que serías una estaca en mi corazón. Eres y has sido una roca difícil de roer...pero creo que con cada día que pasaba contigo apreciaba más mi alma y la tuya...me di cuenta de que contigo...ya no era una simple máquina. Que tú me aceptabas con todo, frente a todo pese a todo...y ahora voy a morir, delante de ti, mostrándote mi secreto mejor guardado...
¿Por qué guardas a Llave? Acaba ya con esto, por favor. Es tan tremendo este dolor, el dolor de mis heridas, el dolor de las lágrimas de Suerte, el dolor de los gritos de Nuís...el dolor...de tus ojos...acusadores...
Veo tu mano encima de mí...ha llego la hora...
Siempre te recordaré...Landariel...>>

-Nuís observó como en la mano de Landariel aparecían cientos y cientos de puntos azules. Él no le había enseñado ese hechizo. La princesa había estado entrenando con Llave y Luz, y conocía poderes ya casi mayores que los suyos. Que Sonit amparase a Glornik.

-¿Sabes? Detesto a tu raza...odio cada uno de vuestros miembros, y juro que acabaré con todo aquel que quiera hacer daño a mi gente. Juro que acabaré con vuestra amenaza, y juro, que mi odio por vosotros nunca cesará. Y juro que, si te vuelvo a ver, alguna vez...te arrancaré el corazón.

8 comentarios:

Evanir dijo...

Uma semana de paz que Deus abençoe
poderosamente sua vida.
Agradeço seu carinho e sua amizade.
Que eu possa deixar somente
amor por onde passar.
beijos feliz semana.
Evanir
Que bom conhecer você!!!!

Marinel dijo...

Estás hecho un escritor y tienes una ayuda excelente,como puedo observar.
Me gusta este capítulo,así que habrá que volver a seguir leyendo más.
Un beso.

SANTIAGO LIBERAL dijo...

Estimado amigo, soy Santiago Liberal, respecto al comentario que has dejado en mi blog, tienes todo el derecho a dejar el comentario que quieras, cuando uno abre un blog, debe también estar dispuesto a recibir críticas. Además, creo que ya nos hemos comentado otras veces.No me enfado por la crítica, al contrario, tomo nota, solo aclaro, cuando se declama y no se lee un poema, el declamador debe enfatizar las partes del poema que cree que deben llevar enfasís, y leer normalmente el resto del poema que puede ser metáfora sin fondo. Ojo no digo que la declamación esté bien, pero yo no doy vida al poema entero en ningún caso, ya que todo el poema no tiene todos sus versos con vida.
Bueno es una nota aclaratoria, solo el poeta sabe realmente el punto de vida de su poema.
Amigo, gracias por las indicaciones y tu apreciación y tienes la puerta abierta para continuar comentando.
Por cierto, yo también te animo a continuar escribiendo, creo que tienes madera.
Un abrazo de tu amigo Santiago.

Memória de Elefante dijo...

Tua novela revela que teu caminho de escritor , de trazer à luz a capacidade de ver o encantamento que é esta secreta mirada.

Um beijo e agradeço tua carinhosa visita.

gines vera dijo...

Hola Vicent. Ante todo darte las gracias por tu afectuosa mención. Espero haberte sido de alguna ayuda pues humildemente te transmito lo poco que sé.
También quiero mandarte ánimos para que ultimes tu novela que me ha parecido interesante en lo que he tenido tiempo de leer. Siento no poder centrarme ahora tal y como merece.
Un saludo y adelante!

Miguel Vivas dijo...

Inmerso en plena grabación de nuestro tercer disco no disfruto del tiempo requerido para visitarte en la medida de lo merecido, apenas si saco un hueco para escribir en el mío... Pero todo volverá a su cauce. Gracias por seguir ahí, un saludo!

Paredes dijo...

"los lobos no temien a nada"

Julio Dìaz-Escamilla dijo...

Querido amigo, he tenido muchos, muchos, muchos problemas con mi ordenador, mil disculpas y gracias por tanta generosidad. Espero, eso sí, que podamos ver en una estantería tu novela ¡será todo un gozo!
Mil abrazos y ¡adelante!