lunes, 26 de enero de 2015

Tonterías



Al cálido abrigo del fuego de la chimenea, Bávaro bebía de su ya hastiada copa de vino. Siempre tres sorbos, después, alimentaba la llama que su luz le profesaba.
Su mirada se dirigía a la hoguera, mas, sin embargo, no veía nada. Solo pensaba en ella.

Ella que tanto le había aportado a sus cantares, a sus melodías, a sus sueños...ella que le había conferido el vigor que solo la certeza de una magia incomprensible podía llegar a responder...ella, que desde que su vida invadió logró hacer que sus tonos al cantar fuesen más graves, y su timbre al hablar, más agudo.

Sin embargo, fue como un sol, un astro fugaz. Llegó de manera tímida, proyectó toda capacidad lumínica en su vida y, finalmente, de manera astral, imparable e incomprensible lo sumió todo de nuevo en penumbras.

"Tonterías..."

Era creíble, aunque no muy a su pesar, cierto, que quizás su reciente éxito se debiese, en parte, a que se había vuelto loco, y ella, su piel nueva cada mañana pues la acariciaba hasta el extremo, fuese mentira.
Que sus labios, conocedores de los suyos más que otro ser en el universo, no existiesen.
Que sus ojos, proyectores de todo camino que él tomaría sin mirar atrás, nunca hubiesen estado frente a él.

"Tonterías..."

Pero sin embargo, si fuese cierto, se negaría. Habían hecho el amor en cada parte de aquella casa, en cada parte de él...¡Si hasta se ensimismó en violar la virginidad del piano para recordarla en cada concierto!

No, ella había existido...ella era magia, pero claro, de haberse quedado...¿Qué esperanza quedaría para un mundo ya tetrapléjico de no sentir en sus venas una chispa de incomprensible misterio?

No, ella debía ser suya...pero pertenecía al mundo entero.

"Tonterías..."

Y mientras se daba cuenta de que gracias a ella su voz conmensuró la más bella de las tonalidades, que todo un mundo disfrutaba de sus canciones porque un hada masturbó su espíritu hasta ser capaz de sacar lo mejor de sí, lo confesó:

"Te amo..."

Y una mano tocó su hombro, sin llegar a saber si era la de ella, o la de un empleado del psiquiátrico, la pastilla en su vino hizo efecto rápidamente.

viernes, 16 de enero de 2015

Amor monosilábico



Eres prueba de amor,
un desliz en un plan que no recuerdo,
eres un decir, eres un no ser ya, calor.
eres un ya no te quiero que celebro.

Eres no cuando era un quizás,
un amor monosilábico, un nunca,
eres ve, cuando no miro, y te vas,
una capa negra, una ola oscura.

Un "ja" ahogado, un fue que lo fue,
porque eres una sílaba que duele en lengua cansada,
un quién, cuando la pregunta es qué,
eres un amor monosilábico que no calla.

Eres dos atardeceres que no quiero ver,
quizás ahora eres una palabra más larga,
pero ya no eres aquello, ya no eres fe,
ya no eres amor infinito, en una sola sílaba.

¡Que si eres un mal ver es por saber mirar al frente!
Que no me callo ante un destino frío que me ha mentido,
soy un él, sin mi...soy lo que en tu pasado fui presente
y soy un futuro ego, un libro aún no escrito.

Eres prueba de una lengua llena de amor,
pues eres amor en una palabra, magia en mi,
pues eres amor monosilábico, ¡Amor!
eres todo un mundo de promesas, en un simple .


miércoles, 14 de enero de 2015

Nuevo proyecto


Hola!

Pues dentro de cinco días termino exámenes lo que me da un total de unos diez días de relax total, los cuales voy  a usar total, única y explícitamente en una cosa: Terminar la segunda parte de Versia.

En el caso de que lo consiguiese, creo que es un buen momento de hablar de lo siguiente que me espera.

No se trata de la tercera parte de Versia. No quiero convertirla en una saga tan lineal. Si la escribiese ahora sería tan directa, que no me lo perdonaría, y, además, tengo en mente probar con un proyecto que tengo en mente desde hace un tiempo y que, a raíz de recientes acontecimientos, lo veo oportuno.

Todos conocéis mi saga de Versia, que serán cuatro tomos.
-El viaje.
-La última batalla.
-El rescate.
-Epílogo.
Pues bien, presento hoy y aprovechando que estoy descansado y con buena música, mi próxima saga:
-El último romántico.
-Las últimas palabras de amor.
-La última enamorada.

No quiero decir mucho de su argumento, pero como siempre, ya tengo, a grandes rasgos, de qué tratará de cada uno de ellos. 
Puedo decir, sin embargo, cosas pequeñas, como que el protagonista será un escritor de fama reconocida, junto con una guía de un museo con problemas de drogadicción, así como turbias actividades.

Las pocas personas que saben de su existencia me han apoyado en X cosas sobre ella, pues va a ser bastante diferente a mi manera de escribir, mi manera de usar vivencias propias y sobretodo, a mi manera de expresame (Evidentemente va a tratarse de una trilogía romántica con numerosos tintes eróticos).

Así pues dicho eso, vuelvo a agradecer al apoyo que ha surgido de Versia, ha sido impresionante y muy agradable llegar hasta al punto de salir de copas y que gente me detuviese para hablar de ésta.


miércoles, 7 de enero de 2015

Carta de despedida oscura


¿Qué importa la fecha si no hay diferencia en un día sin tus ojos ser parte de una una celda?


Y por si mañana no llegase la aurora mis ojos contemplar, que sea aciago el destino y me permita mi boca unas últimas palabras esgrimir, pues siempre te he querido, pues siempre te he amado.

Hoy noto como el frío del devenir me divisa en un maremoto de penumbra, soy caos y soy viento, pero soy poco a poco menos, de lo que siento. Es por ello que se abre en mi una brecha difusa que se contempla como una confesora loable de mis más oscuros yoes,en la que solo tú te hallas.

No hay en un horizonte humano gema capaz de igualar el adorno que tu sonreír provocaba en mi, pues eras el mayor y mejor de los preceptos por los los que en mi una sonrisa se dibujaba, y se llegaba a desdibujar.

No pido clemencia, pero exijo eximirme del olvido. ¡Que no haya en este mundo castigo tal que si en tu mente no aparezco sin dudar sea pues, un martirio, un delito!

Pues soy dura pena de un amor inconfesable y tardío, soy una pluma que llora desventuras con tu partida, soy todo lo que una enfermedad conlleva, sin querer más que tu antídoto.

¡Que pesada debe ser la armadura del que no llora y calla! Pero no serán esas cadenas de mi vestir, que no hallaré en mi escudo y espada, pues si alguna vez has de venir, me verás blandiendo el silencio del que por no verte saciada, calla, y calla.

Callo pues, por si mañana fuese mi último tronar en un mundo falto de tacto y de ti, sobretodo de ti, siempre, pues si hay en el cielo luna es por llenar el hueco de tus manos en mi, y si hay sol a mediodía es para no verme solo en mi penar por existir.

Quizás sin embargo, con el pasar de las primaveras nazca una semilla en mi alma que retuerza los cuervos de un abandono precipitado, pero no la veré crecer pues de mi, un beso, una rosa y un corazón contigo has llevado.

Así pues, tras hoy verte, mirarte, permitir que tu mirada en mi llegase, me despido, solo, y cuando lo creo, por si mañana la muerte me sonríe, porque por mucho que me pesase, siempre te he querido...

...pues siempre te he amado.

E.M.S.A

miércoles, 31 de diciembre de 2014

No quiero volver a verte


Si es contigo quiero que sea para siempre,
que sea una ausencia eterna,
que sea un silencio irrompible y perenne.
Quiero que nunca mi voz toque tu oreja.

Si es contigo, que sea nunca.
Que no hay de ti ya más que una falta y un demasiado,
que has hecho de una espada infame, una daga oscura,
y has hecho de mi, que no quiera oír tu nombre a mi lado.

Si es contigo, quiero que sea,
porque ya no es ni la sombra de lo que llegaste a ser.
Buenas noches, recuerda,
buenas noches, más dijiste en dos palabras de lo que llegué a creer.

No quiero volver a verte,
eres lo peor de lo que la vida ha traído a mi orilla,
porque no fuste cura a una herida sin antídoto aparente,
fuiste aditivo a una ausencia que ya no me humilla.
¡No quiero volver a verte!
Porque ya no es siempre nuestro vecino en mi recuerdo,
porque puedo mirar al viento sin ti, ¡Puedo mirar de frente!
Y todo, porque ya puedo decir, sin duda, que ya no te quiero.

domingo, 21 de diciembre de 2014

Vivir de ausencias, o morir de recuerdos.


Los humanos tenemos una tendencia que ninguna otra raza tiene. Tenemos la costumbre de reconocernos débiles en nuestro interior, y no hay peor debilidad que aquella que nos confiere aquellos que nos falta.

Y cuando algo falta, es porque ya estuvo. Y si ya estuvo, y nuevamente, no está, solo cabe en su destino dos opciones:
-Se trata de un recuerdo.
-Se trata de una ausencia.

He tenido, sin duda, el privilegio de descubrir el amargo y esclarecedor sabor de ambos.
El dolor del recuerdo se define como aquel dolor plano, duro, agónico que perdura durante un tiempo con una ferocidad insaciable.
El recuerdo de la persona que amamos y se ha apartado de nuestro algo. El recuerdo de aquella vida que tuvimos, el recuerdo de lo que podríamos volver a tener...es decir, es un dolor que no duele de manera gradual y se desvanece. Es un dolor que debe superarse.

martes, 9 de diciembre de 2014

Preludio


De qué manera cabe tu tú en mi,
de qué manera no olvido cada yo en tu nuestro;
porque soy yo el destino de una noche sin dormir,
porque soy lo que queda de un callar que rompe un silencio.

Vuelve hoy, y mañana, y no te vayas ayer,
espera a que el tiempo me dé una razón, espera,
que me caben miles como tú al intentar creer,
y solo una cuando encuentro la esperanza perfecta.

De qué manera cabe una voz que no me calla en mi mente,
una que me repite hasta matar, y muerto siendo hablado,
porque te oigo en cada sonata ártica de un invierno ingente,
porque calientas el hielo de una poesía que aún no he arrancado.

¡Vuelve pero para volverte a ir!
Que tu marcha es mi mejor razón para buscarte,
y mientras el frío es un tirano enamorado de tu reír,
yo soy quién te espera, sin dejar de mirarte,
sin olvidar lo alto que llegaste.