sábado, 20 de noviembre de 2010

Muerte de un alma

La habitación se vuelve mas pequeña a cada hora que pasa, y si hay luz es por las varias lámparas.
El aire se me vuelve, con el tiempo, viciado y soso...como si alguien me diese solo una porción de lo que respiraba antes...sabes?
La comida se me ha vuelto mas...insípida, mientras que mi dormir es mas tratable como insomnio.
Los caballos que antes visitaba me hacen llorar, con sus ojos delatores y vacíos.
Mi nombre se esconde de mi, y cuando lo consigue, no aparece.
Mis huesos desean abandonarnem y morir.
-Y a que es debido semejante estado, comparable al de un muerto?
-A eso mismo...mi vida se ha marchado...
-Mientras el mundo seguía girando, pero para él esto era el infierno.

6 comentarios:

Ime dijo...

Precioso...y muy triste.Desgraciadamente en este el mundo sigue girando y a veces necesitas bajar y no puedes :)

Sílfide dijo...

El alma siempre aspirará a algo mucho más alto q este infierno, nunca seremos saciados... pero por suerte de vez en cuando el cielo desciende un poco para darnos un alivio :)

María dijo...

Hay días que los momentos se hacen insoportables, que uno mismo se siente minúsculo, vacío, gris... como si el alma interior dejara de recibir oxígeno.

Un placer leerte, Vicent.

Feliz fin de semana.

Un beso.

Sidrina dijo...

A veces la vida nos da ramalazos de angustia intratable. Pasalo bien el finde. Bicos.

Zara dijo...

me gustó mucho el blog, sobretodo el poema que hay un poquito más abajo, que, creo, se titula "perdón"
mua, prometo volver

Respirando entre palabras. dijo...

A pesar de todo lo vivido, hay algo que jamás permitiré que se lastime... mi alma la mantendré intacta.
Jamás permitas que nadie cambie lo que eres...
Besitos