sábado, 21 de julio de 2012

Un triste dia

22-7-2012

Tristes abrazos llenos de inmensa añoranza.

Hoy mi coronel, a dos días de mi aniversario, he visto mis esperanzas en las nuevas generaciones muertas y decapitadas de la más vil manera. Tristezas llevo, oscuras misivas traigo. Vuestra generala ha sobrepasado nuestras expectativas, pero por el extremo contrario al que nosotros tratamos de encaminarla. Sus obras ya no se guían por la honradez o por las buenas acciones. Su mano está ahora corrompida por el desazón de la codicia, la pereza y los malos hábitos, así como el desorden del alma y la facilidad del tacto.

Ayer traje la a nuestro hogar el necesario tributo, más un pequeño suplemento en forma casi de monedas, que pensaba destinar para alegrar los días a la reina, pues vuestra falta y la de su esposo la han debilitado hasta casi la languidez de la soledad más pura.

Mi sorpresa sobrevino cuando de mi bolsón habían desaparecido mi incremento para dicho regalo, pero, además, de mis aposentos llegué a discernir que todos mis ahorros habían sido evaporados, así como una vez lo fueron mis honorarios en un sobre con la letra de nuestro rey. Mi conciencia llegó a ser una llama encendida de odio, venganza y vergüenza. Vergüenza os digo.

Y esto me lleva a explicaros porqué os cuento este hecho con tanta exactitud. Mi pena no es por el elevado tesoro robado. Mi dolor proviene de la idea de que vuestras enseñanzas, vuestras fuerzas, todo aquello que fuisteis y mostrasteis hayan sido tan fácil y vilmente olvidadas. Os añoro, pero no siento más que dolor al observar como vuestro nombre es mancillado una y otra vez con actos de humillación personal, codicia u traición.

Por eso, desde allí donde esteis, os pido que me tendáis una rama de olivo teñida de vuestra luz. De tanto que he llorado ya no sangran más mis ojos. De tanto que os añoro ya no hallo mejor hogar que lejos de mi propia casa. De tanto que os siento, la gente me llama incluso por vuestro nombre. Por eso siento que, quizás, me esté equivocando...

¿Y si debo marchar? ¿Y si mis sueños no están en estas tierras? Vuestro general mayor y vuestra señora se hallan ya ,lejos del cuidado familiar y yo cada vez noto esta situación más cuesta arriba. Son ya mis energías cuerdas tiradas por vuestro recuerdo, ajenas ya a mi voluntad. ¿Y si ese fuese mi verdadero lugar? La ausencia del dolor junto con la llegada de la ausencia del recuerdo? Cada día veo más clara la idea de montar el equipaje y partir a tierras lejanas. Un sabio dijo que para ser fuerte solo se necesita una mirada clara y un corazón inquebrantable; vuestras enseñanzas forjaron esto segundo, mientras que mis ojos empiezan a distinguir poco a poco la auténtica verdad.

Siento estorbaros con semejante estupidez. Mis pensamientos carecen de toda importancia pues lo que realmente importa es vuestro recuerdo pero...como ya le dije a vuestro general...sin que le diese importancia...es que, en ocasiones, no llegaríais a imaginar lo solo que me siento...sin apoyo, sin fuerzas, sin ganas de mirar a lo lejos...y me avergüenzo de ello...

¿Pero que puede hacer un gorrión herido, pero valiente, necesitado y destinado a volar, pero obligado a nunca volar?

El más potente beso escrito a altas horas de la  madrugada.
 E.M.S.A
(El Monstruo del Sentimiento Arrebatado)

1 comentario:

Ginés Vera dijo...

Amigo Vicent, en la encuesta que pusiste como gadget ya nos advertías de que solicitabas decidiéramos entre si eras más poeta que narrador, viceversa o por igual. Lo digo porque si tus poemas me hacen meditar, tu prosa me sacude a veces incluso al punto de no saber qué comentario dejarte. Perdona que esos casos como hoy me limite a un parco: Enhorabuena. Un saludo.