lunes, 2 de enero de 2012

A vos, que no estáis...infancia

1838, noviembre...

A mi mismo...

¿Dónde os hayáis, guerrero imperecedero? No me lo digáis, sucumbisteis a la desesperación, al esfuerzo de una vida dolorosa, a no encontrar el amor por el que tanto debéis luchar. ¿O tal vez no halláis razón por la que seguir levantando la espada? No bromeéis sobre ello, caballero andante, vuestras piernas deben demostrar tiempo, vuestros brazos, heridas, y vuestro corazón debe observarse armado y acorazado, imposible de alcanzar. Así, tan pequeño, tan inocente, tan lejano debéis seguir.

Cierro mi alma para que no escapéis en vuestra totalidad. Sois joven, sois niño, sois un mocoso sin entendimiento, pero...¡cuán poderoso eráis! No había astro que pudiese erguirse sobre vos demasiado tiempo, ni engendro marino que lograse ahogaros, de echo, recuerdo mas de una vez vuestra figura cabalgando toda criatura acuática existente.

¿Cómo pensar, que mi futuro pasaría por vos? ¿Por vuestros ojos grandes e inocente? ¿Cómo lograría mi desgastado corazón, mi apesadumbrada alma, mi inquebrantable dignidad o mi débil temperamento que para lograr ser adulto, debería recordar cómo fui en mi infancia?

Hoy, repleto de lágrimas, ensanchado de orgullo, con vil y destilado licor en mis venas me doy cuenta de que os he perdido demasiado de vista en algunas cosas, pero...¡cuan fuerte es vuestro recuerdo que no logra desaparecer de mi esencia! No miento, no vendo mi alma a ningún postor, por abundante que sea su oferta, ni siquiera me uno al lado oscuro en esta sociedad donde la lealtad es tan efímera como el pétalo de una rosa. Os agradezco aquellos presentes de los que me hicisteis partícipe, tales como vuestra fuerza, o vuestra inocencia...pero sobre todo...

Sobretodo os agradezco el don de poder ver el color del alma de una persona en sus ojos...no me veo capaz de imaginar mayor don que éste que me confiasteis, pues con él...con él he librado mil batallas con las personas idóneas.

El soldado de oscura sombra

6 comentarios:

Paredes dijo...

..o instinto me parece "abstrato"

Última calada. dijo...

Hay quien dice que quien no recuerda su pasado está condenado a repetirlo.

Paredes dijo...

Talvez não tenha compreendido muito bem teu comentário e não soube responder.
Também te desejo ótimo 2012 e muitas felicidades ...
Teu texto é ótimo e penso que o que somos na infância,
seremos na vida adulta.
Somos "semeados" e a vida vai nos "esculpindo", nossa essencia sempre será única e
a nossa verdade.
um grande abraço,
amigo Vicent

Soranyi Vargas dijo...

NUESTROS AÑOS MAS PUROS FUERON ESOS DONDE APENAS PODÍAMOS CAMINAR, E NUESTRA INFANCIA NOS DEFINE, PERO PARA QUE ESA INFANCIA DEFINA LO QUE SOMO NUNCA DEBEMOS OLVIDAR NUESTRO PASADO, NUESTRAS PRIMERAS RISAS, NUESTROS PRIMEROS AMIGOS. NUESTRA INFANCIA ES NUESTRO PASADO, PRESENTE Y FUTURO, SIEMPRE Y CUANDO SEPAMOS ENCAUSARLO, HAY FRASE QUE DICE QUE LO QUE SOMO HOY ES EL FRUTO DE LO QUE FUIMOS Y LO QUE SEREMOS ES SERA, EL FRUTO DE LO QUE SOMO, LA VIDA ES UNA LARGA ESCALERA, DEMOS CIMENTAR BIEN PARA PODER TENER UNA ESCALERA FUERTE, Y ESOS CIMIENTOS SON NUESTRA INFANCIA, VALOREMOSLOS... MARAVILLOSAS TUS PALABRAS, NOS HACEN VALORAR LO VERDADERAMENTE IMPORTANTE... BESOS, MIL GRACIAS POR DARNOS TANTO... NOS LEEMOS PRONTO... FELICIDADES

Ginés Vera dijo...

Creo que representa bien a todos los soldados de oscura sombra que de forma metafórica habitan sin saberlo a veces en nuestro interior.
Un saludo.

aamanecerdeluniverso dijo...

Y siento que me exhumo si no te recuerdo
y si te recuerdo...me exumo...
de tanto en tanto vuelvo a ti...
para recoger parte de mi legado.
preciosa reflexión.
Enhorabuena amigo.
feliz 2012.
Un abrazo.