sábado, 10 de diciembre de 2011

Me dueles en el alma

No quiero recordarte,
ni aquellos bellos ojos estrellados infinitos
ni aquellas palmas sedientas de mi piel suplicante,
no quiero ver mas tus labio, tan finos,
ni siquiera tus dientes, tan brillantes.

No quiero recordar lo que fuiste,
ya que eras todo y nada, 
todo lo que alguna vez quise
y todo lo que alguna vez amaba,
todo, para ser nada y en mi corazón, morirte.

No quiero volver a saber de tus maneras
ni de tus caricias al alba, reparadoras,
no quiero oler de nuevo el aroma de tu menta
ni siquiera ver tu alma, tan hermosa,
quiero saber que no volveré a verte tan perfecta.

Porque quiero ver tu espalda una última vez,
ver como tu distancia es mi distancia, 
ver como llueve, al no verte volver,
porque si hubo un castigo que me mataría
sería saber que puedo volverte a querer.

Quiero entender que no hay magia
y que duele la ausencia de la ausencia,
que las montañas no me hablarán  con rabia
ni que el mar me ahogará con paciencia
tras ver que te quiero mas que a mi alma.

Vete así, pues, de mi lado, ¡aunque ausente!
Obliga a tu recuerdo andar tu mismo camino
que me deje en paz, que desista en verme demente
pues si de algo estoy seguro conmigo
es que no podré amarte, por ser insuficiente.

3 comentarios:

Paredes dijo...

...é preciso
PAZ!!!

Miguel Vivas dijo...

En plena promoción de nuestro tercer disquito es complicado sacar tiempo para nada, pero hoy me quedo a tomar un cafelito en tu rinconcito. Besos y mordiscos.

ketty20111@gmail.com dijo...

Gracias por tus palabras aladas,capaces de transmitir todas las emociones que tu sientes. Es un placer leerte. Besos y hasta pronto.