martes, 11 de octubre de 2011

Sutilmente

Te llevo tan dentro
que me arde el interior,
te pienso, te siento,
y al hacerlo, mitigo mi dolor.

No hay mas palabras para ti
ni tampoco para nosotros,
porque una historia llega a su fin
y no se añaden nuevos trozos.

Te llevo tan dentro
que recuerdo tu sensación,
aquella paz en mi alma con tu pelo
o tu nariz, que magna situación.

Suplico porque vuelvan tus palabras a mi
porque me abracen con el calor del alma,
porque se pueda volver a hacer fulgir
este corazón, que late a desgana.

Te llevo, tan, tan dentro
que padezco insomnio de tus caricias,
y lucho con el olvido en un infinito pulso.

Pero, ¿sabes? Te quiero
y si he de luchar, que traigan mis poesias,
que lucharé, y lucharé, por algo tan puro.

Y cuando sequen estas lágrimas, creeme,
te llevo siempre conmigo, latente,
justo encima de mi pecho, ardiente,
porque tu recuerdo, es permanente.

6 comentarios:

María dijo...

Cuánto amor desprenden tus palabras, ellas laten profundo, y es que la llevas muy adentro, y su recuerdo te respira.

Me ha encantado.

Un beso.

Diana Puig dijo...

Cada persona puede coger la poesía y llevársela consigo mismo a la persona que tanto quiere y echa de menos, es intenso leerte.
Un abrazo, didi.

Miguel Vivas dijo...

Por fin le he sacado un huequito a la tarde para pasarme a tomar café por aquí. Un saludo!!

Marinel dijo...

Cuando el amor es de tal intensidad,no hay respuestas...sólo preguntas y anhelos infinitos.
Que vuelva,te deseo.
Un beso.

romi dijo...

Te llevo tan dentro
que me arde el interior,
te pienso, te siento,
y al hacerlo, mitigo mi dolor.

Que bonito poema Vicent, como siempre, me encanta como escribís.

Besos y buen finde

Irene Comendador dijo...

Un canto al amor, a la perdida y la esperanza de recuperación, porque sino qué nos queda?
Como siempre da gusto pasar y degustar tus letras chiquillo, echaba mucho de menos venir a verte, pero ya estoy de vuelta al mundo blogero, y pasaré a menudo por aquí
Besos :DDD