jueves, 6 de octubre de 2011

Como hacer, lo que no se debe hacer. Num. 1

Hoy voy a hablar de ciertos aspectos de mi vida, pero de manera totalmente objetiva, siendo totalmente objetivo, definiendo algo totalmente corriente que se debe hacer, y como hacerlo mal. Será, sin embargo, palpable palabras con cierto desdén de rabia, asco, e incluso, impotencia.

Para cocinar, ese bello arte que se puede hacer para uno mismo, para otros, sean queridos, o no, amados, o no, se necesita solamente 3 cosas. Una mano, muchas ganas de trabajar, y cariño. Sin el tercer ingrediente, las cosas nunca saldrán adecuadamente bien, y todo plato será semejable a la típica comida congelada.
-No obstante, nunca, NUNCA se debe cocinar para los demás, NUNCA, si se ha estado haciendo una actividad física que ensucie tus manos, si tienes una ventana abierta por la que entra humo del exterior, si has tocado ciertas partes de tu cuerpo, o si, y reitero mi asco por éste último caso, se está fumando. No me ha gustado nunca la imagen de una mujer con el cigarro en la boca, pero al pensar (y ver) la imagen de una mujer pelando una cebolla con el cigarrillo en la boca, me provoca ciertas náuseas. Además, cualquier comida caliente absorbe olores y humos, y por ello, el saludable humo del tabaco será absorbido.

Una comunidad es un conjunto de individuos viviendo en convivencia y tolerancia. Nietzsche se regía por la frase "mi libertad termina donde terminan mis fuerzas" pero en una comunidad, la libertad de uno, acaba donde empieza la del otro. Ejemplo práctico de como violar la convivencia de otro: No es agradable llegar a una habitación y oler el aroma del tabaco, y mucho menos al baño, donde casi no hay ventilación.

Una conversación debe ser algo que dos personas, o mas, disfruten. Cuando se habla, se escucha, cuando se escucha, se analiza lo que se dice.
Ejemplo de una buena conversación:
-Hoy hace un buen día.
-Si, es cierto.
Ejemplo de una mala conversación, testimonio de que no se ha escuchado, o que se padece cierto retraso mental:
-Hoy hace un buen día.
-Los elefantes suelen ser de color gris.

Para no aburriros estas son las primeras cosas que, como joven, he vivido, y son tremendamente desagradables. Un abrazo!

6 comentarios:

romi dijo...

Hola Vicent, muy buen tema de tu entrada, las personas vivimos en sociedad y para ello debemos seguir unas normas que están basadas en una combinación de derechos y deberes. Estas normas nos permiten convivir y organizan las relaciones entre las personas en cualquier ámbito de la vida cotidiana.
Muy buen tema, te felicito

Besos

Memória de Elefante dijo...

Vicente!

Muito bom teu texto! Te entendo perfeitamente,pois para conviver com alguém ou em uma sociedade é antes de tudo imprescindível RESPEITAR o outro ser humano para haver harmonia e equilíbrio.

Um beijo e agradeço tua visita carinhosa.

Parabéns pelo Livro !!!

Marinel dijo...

Hola!
Me vas a perdonar,corazón,pero-y te lo digo porque de eso sé mucho ya tras años cocinando para los míos -para cocinar se necesitan las dos manos o malamente vamos,ja,ja,ja
Y cómo no,para hacerlo, la higiene es fundamental.
También imaginando una mujer cocinando con un cigarro en la boca,me produce náuseas.
Y sobre lo de escuchar...no hay cosa que más me moleste que notar que hablas con alguien que está haciendo caso omiso.
Un truco o remedio contra la furia:
Háblale de algo que sepas que le interesa a esa persona y haz lo mismo que ha hecho contigo...pensar en las musarañas.Te reprenderá y será el momento ideal de recordarle su actitud.
Esto si se tiene mucha confianza,claro, si no...mutis por el foro.
Besos.

gines vera dijo...

Hola Vicent, totalmente de acuerdo. La imagen de la mujer fumando cocinando podemos dejarla para un relato hiperrrealista, ya sabes. En la vida real mejor abstenerse de esas prácticas.
Me gustó eso de la libertad, me sonaba a clase de filosofía y al sr. Stuart Mill. En cualquier caso apelo al consejo de Maribel siempre que puedas para esos casos de conversadores narcisistas. Mal que me pese a veces he sido uno de ellos. Mea culpa. Perdón.
Un saludo...ya me callo.

Última calada. dijo...

Tabaco...
Se me hace tan raro leer algo sobre ello...
Llevo días hablando de Dios.
Te agradezco que hayas hecho que deje de pensar en el Opus.
Me gusta el tema, aunque a mí no me pasa demasiado eso, ahora con la ley del tabaco, pocos sitios huelen realmente a tabaco, lo que sí molesta son las personas que han estado fumando y huelen muchísimo a tabaco, y a otras cosas...

Un beso.

Paredes dijo...

Um rufo sutil de palavras!
A verdade soa meio deslocada no roteiro da realidade!

muito certo,amigo Vicent
um abraço!
(te felicito por tantas novidades)