martes, 21 de diciembre de 2010

El beso (Versia)

Hoy, al haberse terminado el instituto, he tenido tiempo de pensar e imaginar, ahi va uno de los fragmentos de Versia que me he imaginado:
............................................................................................................................................


Glornik corría.
Corría desesperadamente. Cravos era mas rápido que él, claro. Los vampiros eran, en todos los sentidos, mas avanzados que los hombres lobo, excepto en su ferocidad. Aún asi, demasiadas veces había visto Glornik ver a un solo vampiro acabar con regimientos enteros de hombres lobo.
Sus patas, heridas por la anterior batalla, se ensañaban con él, provocándole un inmesurable dolor.´
Aún asi, Glornik corría tras Cravos, por Landariel, pues el maldito chupasangres la había raptado.
Ahora, Glornik aceleraba el paso, y aúllaba, gritaba, rugía y golpeaba los árboles para darse impulso.
Landariel le llamaba, delante suya. Y lloraba.
Hasta que Glornik pudo oír, finalmente el sonido de una cascada.
Al llegar al final del bosque, que terminaba en un precipicio, desde donde caía una cascada de agua cristalina a un valle enormey oscuro, Glornik vio a Cravos sostener a Landariel del cuello sobre el abismo. Estaba jadeando, de miedo. Y Glornik supo que conocía de su pasado.
-Alimaña de la naturaleza, arrodillate o la dejo caer-Dijo de pronto el vampiro.
Glornik soltó un soplido gracioso. De todos era conocido el orgullo de los hombres lobo. Y dio un paso al frente.
Cravos abrió la mano y dejó caer a Landariel.
El grito desesperado de Glornik dejó ver una sonrisa en la boca de Cravos, tras sostener a Landariel con su fuerza ántinatural con la otra mano.
-Te repito, arrodillate.
-Glornik analizó la situación, y decidió que su orgullo estaba por encima de todo.
Glornik, el hombre lobo, se arrodilló. Lo hizo lenta y pausadamente, como quien descarga un enorme peso.
Y en cuanto el vampiro dejó a Landariel en el aire sobre, Glornik arañó el suelo, rugió escandalosamente y saltó sobre Cravos.
Lo sucedido a continuación fue una mezcla de suerte y destino.
Saltó sobre el vampiro, lanzándolo, junto a él mismo, al abismo. Landariel cayó al instante al borde del precipicio, y gritó en busca de su amado paladín.
Por su parte Glornik, mientras caía junto a Cravos, le dijo, sonriendo encima de él:
-Has sido el primero, y el último que me ha visto arrodillado, rata con alas.
Y aprovechando el cuerpo del vampiro, en el aire, Glornik se dio el impulso suficiente solo para volver a ver a Landariel, lo cual fue lo que él quería.
Echo esto, Glornik se resignó a morir, habiendose cobrado la vida de un vampiro, aunque joven.
Pero no quiso el destino que fuese asi.
Landariel, viendo la táctica del hombre lobo, concentró todo su poder en el agua de la cascada.
Y de esta apareció una plataforma, bastante quebradiza, que recogió al hombre lobo.
-Salta ahora!-Ordenó Landariel haciendo acopio de sus últimas energias.
Glornik flexionó sus piernas todo y cuanto pudo, y saltó, elevándose por encima de Landariel, cayendo sobre un matorral, ya desfallecido por el inmenso dolor de sus piernas.
Landariel olvidó de pronto el conjuro del agua, y se acercó, temerosa de que estuviese muerto, a Glornik.
Al llegar a la distancia de dos metros, el hombre lobo saltó sobre ella, y al llegar al suelo, volvió a su bella forma humana.
Quedaronse ambos cara a cara, a centímetros de distancia. Glornik comprendió que Landariel era mucho mas que una humana. Era su humana. Sus ojos representaban sus brújulas, ya que los seguía ciegamente. Sus labios eran la voz de la razón, y su tacto era siempre la mejor medicina.
Glornik comprendió entonces que por mucho que lo negase y por mucho que la misma naturaleza lo prohibiese, empezaba a admitir que sentía algo por una humana.
-Dime, poderoso paladín, tardarás mucho en levantarte?
-Glornik miró curioso a Landariel, La miró a los ojos,  y sonrió. Dijo lo primero que se le vino a la cabeza:
-Tanto como puedas aguantar sin respiración.
-Y besó a Landariel de la forma mas suave que jamás había logrado advertir en sus labios. Lo hizo tierna y dulcemente, como besando a una rosa. Y su corazón casi desborda de alegría al ver que por primera vez, Landariel casi muere ahogada...

5 comentarios:

Nuska dijo...

Tranquilo, no lo había visto de esa manera jaja
Acepto cualquier critica siempre que sea constructiva :)
Solo te daba mi opinión a tu comentario pero no enfada ni mucho menos! jaja
Un beso

Pilar Landete dijo...

Holaaaaa :)
¿Sabes? no me había planteado lo de echar de menos de esa manera jaja
Pero si totalmente de acuerdo con lo de la cama! jajaja
Un besiiito!

әsә.әsα.әsσs. dijo...

Demasiado cursi para mí la última parte, o quizás demasiado triste, un final demasiado feliz. Lo siento, pero estoy más a favor del romanticismo en el que al final había un final trágico que el que extendió Hollywood.
Me gusta todo lo demás, es guay. :)

Un beso.

LadyLuna dijo...

Me gusta.
¿Es parte de una de tus historias?
Está genial.
¡Un besito!

әsә.әsα.әsσs. dijo...

Espero que te lo pases bien.

Un beso.